for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up

Fact Check-Mandatarios africanos no fueron asesinados por oponerse a la vacunación contra el COVID-19

CIUDAD DE MÉXICO, 7 jun (Reuters) - Usuarios de redes sociales publicaron una información insinuando que cuatro gobernantes africanos fallecidos en los últimos meses fueron asesinados por oponerse a aplicar vacunas contra el COVID-19. Aunque alguno de ellos negó la pandemia del coronavirus y rechazó la vacunación, uno murió de cáncer, de dos se sospecha que fallecieron por COVID-19 y en otro caso se atribuye directamente el deceso a esta enfermedad.

Algunas de las publicaciones son visibles aquí ( here ) y aquí ( here ).

Las publicaciones presentan un montaje fotográfico con los rostros de los exmandatarios de Tanzania, John Magufuli, de Costa de Marfil, Hamed Bakayoko, de Suazilandia, Ambrose Dlamini, y de Burundi, Pierre Nkurunziza, junto al mensaje “¿Fueron estos líderes africanos asesinados? ¿Por oponerse a la vacuna del COVID-19?”. Una de ellas incluye el mensaje: “Estos son los 4 líderes africanos que fallecieron por oponerse a la mentira del pinchacito”.

MAGUFULI, EL ESCÉPTICO QUE PUDO MORIR DE COVID-19

La muerte a los 61 años del presidente de Tanzania, John Magufuli, fue anunciada el 17 de marzo de 2021 por la entonces vicepresidenta y actual gobernante Samia Suluhu Hassan aquí ( here ). El fallecimiento estuvo rodeado de rumores de que el COVID-19 habría sido la causa aquí ( here ) y aquí ( here ). Tras conocerse la noticia, la cadena británica BBC publicó un artículo titulado “John Magufuli: el cuento con paradoja del presidente que negó el coronavirus” aquí ( here ).

El líder africano, que pereció a causa de problemas cardíacos en un hospital de Dar es Salaam, no había sido visto en público durante dos semanas antes de su deceso. Algunos políticos de la oposición habían denunciado que se contagió de coronavirus, una paradoja teniendo en cuenta que fue “uno de los escépticos más destacados del coronavirus en África y pidió oraciones y una terapia de vapor con infusión de hierbas para contrarrestar el virus”, de acuerdo con BBC.

No hay ninguna evidencia de que fuera asesinado.

CON BAKAYOKO, QUE MURIÓ DE CÁNCER, LLEGARON VACUNAS A COSTA DE MARFIL

El primer ministro marfileño falleció a los 56 años en un hospital de la ciudad alemana de Friburgo, víctima de un cáncer, según informaron el 11 de marzo de 2021 el medio árabe Al Jazeera y la cadena británica BBC aquí ( here ) y aquí ( here ).

La muerte de Hamed Bakayoko se produjo un día antes, de acuerdo a un tuit del presidente de la nación africana Alassane Quattara aquí ( here ). El primer ministro, que había llegado al poder en julio de 2020 después de la muerte de su predecesor, Amadou Gon Coulibaly, nunca negó la pandemia del coronavirus y, de hecho, enfermó dos veces de COVID-19, según explicó en un artículo publicado por el medio The Africa Report ( here ). Costa de Marfil estuvo entre los primeros países del mundo en recibir vacunas contra la enfermedad a través del mecanismo COVAX, auspiciado por la Organización Mundial de la Salud. UNICEF explicó el 25 de febrero de 2021, que la nación africana iba a recibir al día siguiente 504,000 dosis aquí ( here ).

Tampoco hay ningún indicio de que Bakayoko pudo haber sido asesinado.

DLAMINI COMBATIÓ LA PANDEMIA Y FALLECIÓ TRAS DAR POSITIVO DE COVID-19

Reuters informó el 13 de diciembre de 2020 que el primer ministro de Suazilandia, Ambrose Dlamini, había fallecido a la edad de 52 años tras resultar positiva una prueba de COVID-19 que se le había realizado dos semanas antes aquí ( here ). Dlamini, designado primer ministro en noviembre de 2018, había sido trasladado el 1 de diciembre anterior a un hospital de Sudáfrica para ser atendido de la enfermedad.

En un comunicado difundido el 8 de julio de 2020 en la página web del gobierno de la nación africana, con motivo de la participación del primer ministro en la Cumbre Global de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Dlamini detalló que su país había declarado el 17 de marzo anterior una emergencia nacional por la pandemia y posteriormente promulgado unas regulaciones sobre el coronavirus acompañadas de medidas preventivas específicas para combatirlo, aquí ( here ).

En Suazilandia se declaró un confinamiento parcial de la población para restringir el movimiento de personas y garantizar el máximo cumplimiento de los protocolos de higiene y precauciones de salud con base en las recomendaciones de la OMS y la OIT.

El 4 de enero de 2021, poco menos de un mes después de la muerte de Dlamini, las autoridades de Suazilandia expresaron su intención de vacunar contra el COVID-19 a toda su población, de 1,3 millones de habitantes, utilizando estrategias como COVAX, aquí ( here ).

No existe ninguna evidencia de que el primer ministro del país africano resultara víctima de un asesinato.

UN ATAQUE AL CORAZÓN TERMINÓ CON LA VIDA DEL INCRÉDULO NKURUNZIZA

"Urgente: El Gobierno de la República de Burundi anuncia con gran tristeza la inesperada muerte de Su Excelencia Pierre Nkurunziza, Presidente de la República de Burundi, en el Hospital Cinquantenaire de Karusi tras un paro cardíaco el 8 de junio de 2020", informaron las autoridades de ese país africano en Twitter el 9 de junio de 2020 ( here ).

La inesperada muerte a los 55 años del primer ministro, que permanecía en el poder desde 2005 pero iba a dejarlo en agosto de 2020 tras perder las últimas elecciones, despertó fuertes rumores de que pudo haber sido motivada por el posible contagio del coronavirus, como explicó el diario británico The Guardian aquí ( here ).

Nkurunziza, exfubolista, se había negado a imponer restricciones en el país, permitiendo que se llevaran a cabo eventos deportivos y manifestaciones políticas masivas. Según The Guardian, las especulaciones sobre la causa de su fallecimiento se vieron alimentadas por informes no confirmados de que su esposa había sido trasladada en avión a Nairobi, la capital de Kenia, diez días antes, tras contraer el COVID-19. Las autoridades de Burundi fueron acusadas de minimizar deliberadamente la amenaza que representa la pandemia de coronavirus, según reportó The Guardian.

No hay indicios de que Nkurunziza fuera asesinado y cuando murió faltaban meses para iniciarse la vacunación contra la enfermedad del coronavirus en el mundo, la causa por la que, según las falsas publicaciones, pudieron querer quitarle la vida.

VEREDICTO

Falso. Los mandatarios de Tanzania, Costa de Marfil, Suazilandia y Burundi no fueron asesinados por negarse a vacunar a su población contra el COVID-19.

Este artículo fue realizado por el equipo de Reuters Fact Check. Lea más sobre nuestro trabajo de verificación de afirmaciones en las redes sociales here

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up