This content is sponsored by Citizen and was created by Reuters Plus, the content marketing unit of Reuters.

El año 1970 representó una efeméride para la exploración espacial. La humanidad aprovechó los avances tecnológicos para superar los límites de lo que, hasta entonces, era posible llevar a cabo. La dramática misión del Apolo 13 y los retos que tuvo que superar dejaron grabada para la historia la conocida frase

“Houston, we have a problem”

Aquel año también vimos a la Unión Soviética haciendo aterrizar con éxito un vehículo robotizado sobre la Luna, amenizar la primera nave sobre Venus y el envío de datos a la Tierra por ambos.

En 1970, el fabricante de relojes CITIZEN presentó el primer reloj de muñeca con caja de titanio, un material que había atraído la atención mundial por su uso en el programa espacial.

Superar los retos:
Desde los relojes de pulsera a las Fronteras del Espacio

La década de los años 70 desencadenó un enorme interés por la exploración espacial debido a la oleada de misiones realizadas y que impulsaron el espíritu por alcanzar nuevas fronteras. El uso del titanio en las naves espaciales despertó el interés de CITIZEN. El bronce era en aquel entonces el material más habitualmente usado para las cajas de los relojes, pero este tipo de aleación metálica era proclive a decolorarse y sensible a los arañazos. También era conocido por provocar reacciones alérgicas en algunas personas y tenía menor duración que el acero. No muy satisfechos con los materiales disponibles en aquel momento para las cajas de los relojes, los ingenieros de CITIZEN buscaron una solución que mejorara la experiencia de sus usuarios.

“Exprimiéndose el cerebro para encontrar un nuevo material para la próxima generación de relojes, los ingenieros de CITIZEN dirigieron la vista hacia el titanio, un material ligero, resistente a la oxidación e hipoalergénico. Estas características convertían al titanio en el material ideal para los relojes de pulsera, los de uso habitual”, explica Norio Takeuchi, director general de CITIZEN.

El desarrollo del titanio como material idóneo para los relojes empezó a desarrollarse a fondo con el establecimiento, en los años 60, del laboratorio de investigación tecnológica de CITIZEN. Sin embargo, el titanio también tenía sus propios retos que abordar. En su forma pura, el titanio es blando y pegajoso, haciendo difícil su manipulación.

Tras años de investigación y experimentación con numerosas técnicas y metodologías, en 1970, CITIZEN lanzó el cronómetro X-8, el primer reloj del mundo creado con una caja de titanio. Pero los retos no terminaron aquí.

El triunfo contra todo pronóstico

La historia del Apolo 13 fue un ejemplo de esfuerzo y tesón, venciendo todas las dificultades a las que se enfrentó aquella tripulación debido a los fallos producidos en la nave en su intento por volver a la Tierra. Al igual que las misiones Apolo fueron superando uno a uno los retos a los que tuvieron que enfrentarse, CITIZEN tuvo que superar sus propias barreras para hacer que sus relojes hayan conseguido situarse a otro nivel.

Como uno de los pocos fabricantes de relojes a escala mundial, CITIZEN desarrolla, fabrica y ensambla íntegramente en sus instalaciones todos los componentes que forman un guardatiempo, incluso desarrollando la maquinaria y las herramientas utilizadas en los numerosos procesos relacionados con la producción. El sólido grado de compromiso con la excelencia técnica fue determinante a la hora de alcanzar soluciones que aún harían mejores a los relojes de titanio. CITIZEN continuó mejorando su propia tecnología en lo que concierne a prensado, mecanización y pulido del metal, con el fin de mejorar la estética de las cajas de los relojes en una gran variedad de diseños.

“El desarrollo de la tecnología propia de endurecimiento de superficies de CITIZEN, denominada Duratect, fue un logro revolucionario. Duratect crea superficies que no son solo duras y resistentes a los arañazos, sino que permite producir relojes de titanio en una gama de colores nunca antes vista”, declara Satoshi Ito, ingeniero de tecnología de endurecimiento de superficies de CITIZEN.

Duratect creó Super Titanium™, una auténtica revolución en los materiales para la fabricación de cajas de relojes, que es un 40 % más ligero que el acero, cinco veces más duro, y ofrece un brillo más suave e intenso del que es posible obtener a partir del propio titanio. La constante búsqueda de nuevos materiales ha permitido a CITIZEN crear relojes con un diseño más atractivo, resistentes a los arañazos e hipoalergénicos. CITIZEN presentó sus primeros relojes hechos del nuevo material con el cambio de siglo.

En 2020, en el 50.º aniversario del Apolo 13, el aterrizaje en Venus y el lanzamiento del primer reloj de titanio, la tecnología espacial y la de CITIZEN han cerrado el círculo, al haberse elegido este material para la próxima fase en la exploración lunar. El lander de HAKUTO-R, el primer programa comercial de exploración lunar que lleva a cabo Japón, utiliza la tecnología Super Titanium™. Los ingenieros de HAKUTO-R lo eligieron por su ligereza, solidez y suavidad.

A medida que la humanidad sigue superando las fronteras del espacio en el último siglo, igualmente CITIZEN sigue invirtiendo esfuerzos en el desarrollo de relojes de precisión superlativa.

Avanzando hacia el Futuro

En los últimos 50 años, la tecnología ha transformado el planeta en que vivimos y nos ha llevado a las puertas de nuevos mundos, pero el espíritu de superación ante los retos a los que nos enfrentamos sigue siendo nuestra guía. CITIZEN se inspiró en las primeras misiones espaciales y desarrolló una nueva tecnología para aplicarla en sus relojes.

Estando previsto el uso de la tecnología Super Titanium™ en las misiones lunares, los valores que representa la búsqueda constante que hace CITIZEN de la perfección tecnológica en sus relojes de pulsera será parte de la misión de la humanidad en la conquista de nuevas fronteras.

Seguir leyendo

Web oficial de CITIZEN: 50 aniversario de la tecnología de titanio